QUIEN SOY

Alberto Alejandro Cordoba Uyterhoeven
Alberto Alejandro Córdoba Uyterhoeven

Mi nombre es Alberto Alejandro Córdoba Uyterhoeven. Rioplatense nacido en Montevideo, Uruguay, hace ya más de cincuenta años. Inquieto y emprendedor por naturaleza. He explorado diferentes caminos, con variada suerte. Estos caminos están marcados por algunos mojones que trataré de compartir en forma resumida.

Formación profesional universitaria

Mi formación profesional universitaria fue en la Facultad de Medicina, habiendo realizado la totalidad de los cursos de la carrera y ejercido durante tres años un cargo de practicante interno del Ministerio de Salud ganado por concurso. Terminado el ejercicio de este cargo, y antes de rendir los últimos dos exámenes que me restaban, decidí no ser médico a pesar de que sentía vocación (larga historia y difícil decisión, que no aporta nada en este blog) y emprender en el mundo empresarial.

Experiencia empresarial

Así fue que con la ayuda de mi padre y sus socios de toda la vida, comencé a trabajar en la industrialización de vestimenta (tradición familiar), formándome sobre la marcha y aportando mi entusiasmo y espíritu innovador.  En pocos años, logré una posición destacada y un éxito que parecía haber llegado para quedarse. Pero claramente no fue así, y debido a circunstancias adversas de la región sumadas a errores propios, la historia de éxito empresarial llegó a su fin y comenzó en su lugar un largo periodo donde el fracaso era quien parecía querer convertirse en eterno. Por suerte tampoco fue así, y aprendí que nada es eterno y que como dice la canción, la vida viene en ondas como el mar.

Durante los diez años de mayor éxito, a la vez que trabajaba, fui complementando mi formación con diferentes cursos en las áreas de administración, marketing, ventas, planificación estratégica, gestión de la calidad, y un largo etcétera, necesario para poder llevar adelante una empresa en la que trabajábamos muchas personas y que basaba sus negocios en la importación (de maquinaria, tecnología y materiales para la producción) y en la exportación de prendas de vestir. Era necesario viajar y viajé. Viajé mucho por trabajo y aproveché todo lo que pude para conocer y aprender.

Primeros pasos en Internet – Pasión por la lírica

Cuando la realidad empresarial se puso dura, y mientras intentaba digerir y manejar una situación difícil, emprendimos junto a algunos amigos- con quienes compartíamos el gusto por la música clásica y la lírica- un proyecto para desarrollar un ambicioso portal en Internet. Lo complementábamos con la producción de espectáculos musicales en vivo y posteriormente con una revista impresa especializada. Este proyecto tuvo también un relativo éxito en algunos aspectos. Pero fracasó en la parte comercial. Mucha pasión por el “producto” pero mal encarado desde el punto de vista de la generación de ingresos. No se pudo sustentar el proyecto en un período donde en la región se vivía una crisis realmente importante. En todo caso, fue una etapa especial para mí y aprendimos mucho adquiriendo nuevas habilidades todos quienes participamos.

Formación en gastronomía

Es obvio que me encontraba en una etapa negra de mi vida. Y ¿qué mejor idea que comer y beber en una situación así? Me inscribí en un curso profesional de cocina y en uno de sommelerie. Siempre me había interesado la buena mesa y sobre todo los buenos vinos. Ya había tenido oportunidad durante varios años de frecuentar restaurantes que se encontraban entre los mejores en ciudades como New York o París. Sin embargo, fue a través de estos cursos que terminé aprendiendo a comer y a disfrutar plenamente de la buena mesa. Mi interés por el vino fue aun más allá. Me llevó a ampliar mis estudios en Nueva York, donde realicé varios cursos más avanzados. En esta etapa, comencé a trabajar como sommelier, en tiendas de vino, en restaurantes e incluso como docente principalmente de geografía vitivinícola. El vino entonces puede decirse que me rescató!

Fotografía

Por último, me trasladé a Buenos Aires, donde estudié fotografía. Me enganché en forma especial con la fotografía nocturna y el lightpainting (pintura de luz). Disfruto dedicándole tiempo. Fue un verdadero descubrimiento para mí. Siempre aprecié el arte, pero no poseo ningún tipo de destreza manual como para pintar o esculpir por ejemplo. A través de la cámara entonces, puedo jugar con el artista que tengo escondido y divertirme. Mas allá de que la fotografía sea también una herramienta importante como fuente de ingresos.

Y me esperó el tango

Estando en Buenos Aires, intenté también adquirir otra habilidad, que sirviera para jugar con el artista oculto: bailar tango.  Los resultados desde ese punto de vista han sido pobres, pero el tango me permitió descubrir otro ambiente, otra gente y se convirtió en otra fuente de placer.

En fin, toda esta historia mantuvo siempre la constante de viajar, de aprender y crecer como ser humano y de buscar el placer de compartir. Es lo que pretendo hacer con ustedes a través de este blog. Puedo decir en forma sentida que la vida es un viaje y que viajar es vivir…

COMPARTE EN: